Posts filed under ‘De un tirón’

Necedades

¿Y qué es lo que pasa que ya no escribes? ¿Y porqué este lugar tan desierto? Ni una frase que remarcar, una foto alucinante, una crítica mordaz, las ganas de reafirmarme en un estilo desordenado, personal, con influencias como el de cualquier otro mortal.

¿Y porqué tan ocupado, serio, atareado? Siempre de un lado a otro, culo inquieto, de mal asiento, como si te pellizcasen con fuerza cuando te fueras a acomodar. No has llegado ya apenas y te estás a punto de marchar. Y en todo éste tiempo, ni se te ocurre desbarrar, escribir, dar la nota, soltarte la melena virtual. Y a todo ésto miras y ves que tampoco estaba tan mal, que releer lo ya escrito sorprende y agrada por igual. Y el tiempo nos cambia, pero no mucho, no demasiado. Vamos aprendiendo y viejas experiencias, por malas o indeseables, ya las dejas olvidar, ocultas bajo un manto de saber acumulado y de buena voluntad.Otoño

Ya te sientes mejor, te gusta haber vuelto, aunque sólo sea un momento. Y gritar a los cuatro vientos que escribir mola mucho, y que sentir temblar los dedos antes de pulsar la tecla adecuada es algo fenomenal. Se parece a cuando te subes a un escenario, de esos que ya mis pies ni se acuerdan, pero que siguen evocando las manos, cuando agarradas al mástil entonan cantos paganos.

Sí, la sensación se le parece, y poco a poco vas y te creces y te crees un gran autor, piensas que no hay nadie mejor y al cielo te encaramas. Miras el gran valle, de donde vienes y adonde irás. Pronto, muy pronto. Tanto como tardes en darle a “Publicar”. Y ya habrá algo nuevo de éste bando, unas letras más estorbando en el mundo virtual, que han salido de cualquier manera, sin orden ni concierto aparente, arrojadas, de frente, diciendo necedades, cosas fútiles, de revista de variedades, pero que adornan que da gusto y abultan bastante.

Así que, bueno, mejor fuera que dentro. Porque era ya un tiempo de decirme, ¿porqué no escribo? Y responderme que ya lo haría, que mejor para otro día, que otra cosa tendría que hacer. Y ahora vacío y contento, me voy a tomar viento, que un tren hay que coger.

Un abrazo grande,

El barrendero.

3 , diciembre , 2008 at 11:29 am 2 comentarios

Infinita tristeza

La ignorancia voluntaria, la ignorancia involuntaria; la prepotencia suma, bravuconadas, el endiosamiento. Los campos de golf en el levante español, el cazurrerío (vaya palabro) y el catetismo.

Los dos dedos de frente que faltan con frecuencia, una semana de lluvia en Milán y los meses interminables de sequía en Cartagena. Los trabajos entregados a última hora, los exámenes no superados, la sensación de vacío después de un año social en blanco.

El reguetón.

Saber que los años perdidos no volverán, las lágrimas en la lluvia que se pierden… el no saber escribir más allá de lo que piensas sin pensar más allá de lo que escribes; las ya manidas frases ambiguas, el no tocarte cada vez que quiera ni querer dormir separado porque me agobies. El egoísmo (el tuyo no, el mío, sólo mío), bueno, y también el de los demás.

Los recursos finitos y tener que dar gracias cada día por estar donde estoy, por cocinar cuando quiero y pasar hambre sólo si estoy vago. El analfabetismo ilustrado, los liberales y su mano invisible…

Y que hayan cerrado Rock FM, después de 18 años dando caña. Mi dispiace, italiani.

Va, para la próxima algo más entretenido, palabra.

3 , junio , 2008 at 6:19 pm 1 comentario

Lo relativo

Hoy he cenado bien. Bastante bien.

En un restuarante bueno. En el centro de Milán, cerca del Duomo.

Habremos tocado a unos 40 euros por cabeza, que no está mal.

No, no está mal. Está muy mal. ¿Adónde coño vamos así? No para de preguntármelo. Un día sí y otro también. Y la respuesta, mucho me gustaría saberla, pero por desgracia, la respuesta somos nosotros. De todos nosotros depende el final de esta locura, o no.

Pero como es tan jodídamente difícil, al final iremos a parar a donde nos lleve nuestra propia desidia como sociedad.

Somos una sociedad vaga. El esfuerzo que hacemos, aunque queramos convencernos de lo contrario, es pésimo. No nos esforzamos en hacer que las cosas cambien, porque cuando quieres cambiar por cojones de verdad una cosa, sacas fuerzas, ánimos y lo que haga falta de debajo de las piedras. Así es como funciona todo en verdad.

Escher

Pero si ya nos cuesta tanto vencer nuestra desidia en los aspectos más puramente egoistas, en la sociedad del culto al ego, ¿cómo vamos a ser capaces de pensar de una forma colectiva? ¿Para cuando esa mentalidad colectiva?

Me parece que tendremos que dejarlo para el universo paralelo, o algo así, porque la realidad que vivimos es realmente desalentadora.

Con esos 40 euros, yo habría comido aquí más de dos semanas. Con 40 euros, mi padre habría podido comer un mes, en aquel Tánger que dista 30 minutos en barco y miles de muertos por un futuro, de España.

Imaginad qué más podría hacerse con esos 40 euros. Y ahora imaginad lo que no se podría.

¿Veis? Todo es taaaan relativo…

4 , abril , 2008 at 12:58 am 6 comentarios

Carta

Queridos terroristas, hola.

Qué queréis que os digamos, qué es lo que perseguís con tanto ahinco por vuestro laberinto invisible. Qué coño se os pasa por la cabeza para hacer semejantes atrocidades. Renegados de la humanidad, monstruos atrapados en vosotros mismos, dejadnos en paz. Porque vuestros enemigos sois vosotros mismos, pero no queréis verlo. Me dais una profunda pena, y rabia… pero no me dais miedo. No voy a tener miedo nunca más.

El precio de vuestra publicidad lo pagáis con balas en el lugar apropiado, y no sé explicar la impotencia e incomprensión que me hacéis sentir. ¿Es que no os dais cuenta? ¿Quién era ese señor? ¿Porqué no os importa? ¿¡Porqué ni siquiera reflexionáis un minuto joder!?

Moríos y reencarnaros en gusanos, para trabajar la tierra que tanto amais y esperad que ese trabajo os honre más que vuestras miserables vidas.

Y no sé porqué, pero los muertos parecen más si son de aquí… y esto ya lo dijo Cañaman hace cuatro años. Es la repetición de la historia triste, la que más recordamos.

7 , marzo , 2008 at 5:00 pm Deja un comentario

Bocazas

Sí, hacía tiempo que lo sabía. Y tú también, que tanto me aguantas. No sé cómo me las apaño pero siempre tengo meter la pata, poner la guinda al pastel, decir la última palabra. Y claro, la cago. Y todo porque entre mi cerebro y mi boca hay una distancia muy pequeñita, una fuga por donde siempre salen (casualidades de la vida) las palabras equivocadas en el peor momento posible. Y me jode porque eso significa que las he tenido que pensar, y no me gusta pensar cosas hirientes, ni mucho menos para tí.vanne.jpg

Tirar piedras a mi propio tejado, eso hago. Y lo siento.

Bueno, realmente ahora también estoy tirándome piedras al tejado, pero esto es ya algo más consciente y menos estúpido. En fin, ya he bajado al purgatorio: una dosis doble, por favor… Gracias. Ya me siento como nuevo. ¿Me perdonas? ¿Te hace un viajecito? Primera parada tu perdón, tu cariño, una de fresas con nata y un poco de vino dulce para acompañar. Venga va, que a esta invito yo. Y ahí vamos otra vez…

16 , enero , 2008 at 1:11 am Deja un comentario

Un repaso evasivo

Sí, me evado de estudiar un poco… y aprovecho para hacer un pqueño resumen de lo que aquí me ha acontecido así como por encima y de forma muy selectiva y esquemática, que es más divertido:

(Nota: Si no me conoces de nada te recomiendo omitir este post y pasar a algo con más… sentido. Si me conoces, bueno, no te asustarás. No hay nada nuevo.)

Llego aeropuerto. ¿Donde hostal? Vaya, muy lejos. ¿Y si me bajo aquí? Perdone, (señalando móvil) ¿taxi? ¡Ah! ¡Mamá simpática me lleva! ¿Que si me gusta el fútbol? ¡¡Goooooool!! Inter 3 – Sampdoria 0 Milán no parece tan grande después de todo… ¿Fiesta? ¡Pero si todavía no tenemos piso!

No encuentro piso, ¡todo está muy caro! ¡Que pedazo de piso! ¿400€ por cabeza? Los vale… eeeeeeeeeeeeh ¡¡que hemos dicho 400 no 450!! Pues ala, que te den. ¡Alessio! Venga mañana nos vemos. ¡Ouch, llego tarde! ¿Donde has dicho? Va, llamo…Este sitio mola, y además me han invitado a comer… ¡yupi! ¡Ya tengo piso! ¿Florian? Ah, encantado. ¿Fiesta? ¿Ahora que tengo piso? ¡Quiero disfrutarlo!

¡Quiero una bici! ¿Puedo arreglar esa? Diooooosss que lío de matrícula señor. ¿Pero no tenía que preguntar las convalidaciones? Ala, pues a boleo. ¡Esta tía mola! ¡Este tío mola! ¿Y estas tostadas en el pasillo? ¿Arte moderno? Que raros son aquí… ¡Guau, mi primera jornada de conferencias en italiano! Guuaaauuu, ¡¡mi primera jornada de conferencias!! zzzZZzzZZ Ah, sí, muy interesantezzZZzzZzZZz

¿Fiesta? Bueno, varrrhggghggg. Ala, ya estoy sin móvil, mañana me compro otro. ¡Ah! ¿Que había que hacer qué para hoy? Ups, pues yo eso no lo entendí. ¡Va en serio! Que tío más majo, qué clase más interesante ¿porqué me duermo entonces? Aaaarrrgggggg ¡yo me compro un billete y a tomar por saco! ¿Buenas easyJet? Sí, quería cambiar un billete…. Alaaaa como molan los Alpeeees, que alto esta estoooo. ¿Y lo ricas que están los dulces de las abuelas de Doris? ¿Y lo que mola Steyr? No, no he ido a Viena, ¡dejad de preguntar! ¡Ya iré!

Bufff, trabajo. Necesito pasta. ¿Querías caldo? ¡Toma dos tazas! 22 horas señor… pero ha merecido la pena, sí señor. ¿Trabajo? ¿En italiano? Genial, con lo bien que escribo. Y este italiano que me habla… ¿en grupo? Prego! ¿Otro trabajo? Ouch, no tengo escapatoria. Vi manca un ragazzo? Prego signorine! Ouch, examen. No tengo escapatoria. No, no tengo escapatoria. ¿Redacción? ¿Porqué siempre en italiano? Vaya preguntas… ¿Que la intención es lo que cuenta? Qué tío más majo estae, ya lo dije. ¡Ostras, un email! Eres un sol, que lo sepas.

Venga que esta noche sí que llegamos a la disco. Y vaya que si llegamos… ¡que dolor de cuelloooo! Y ahora a este otro pub. ¿8 euros de guardarropa? “Va f** cu*o!” Vaya por dios, que me han echao. “Non ho fatto niente! Va f** cu*o!” Un día de éstos me hago un blog. ¿¿Pero es que a la tortilla de patatas no se le ponen 12 huevos?? Ya decía yo que le falataba patata. ¡Así no hay quien le dé la vuelta con normalidad! Flooooo has hecho la compraaaaa, qué grande eres Flo. ¡Y has cambiado la alcachofa de la ducha!

Y seguiría, pero dudo que quede alguien leyendo a estas alturas… Y si es así, si quieres yo te lo explico tooodo cuando nos veamos, no te apures. Ala, hasta que tenga algo mejor que decir…

Un saludo

12 , diciembre , 2007 at 12:26 am 3 comentarios

¿Qué pasa?

¿Qué pasa si quiero descubrir otros mundos? ¿Y qué pasa si ya no sé por donde ando? ¿Que me echas de menos? Bueno, yo también y me aguanto. Me aguanto porque quiero hacer algo nuevo, quiero saber y conocer el sentimiento que encontré? ¿Qué es?

¿Y por cuanto tiempo? ¿Porqué nos sentimos tan unidos un día y al siguiente está cada cual por su lado? ¿Cómo funcionan vuestras cabezas? ¿A qué juegas? Con los sentimientos no se juega joder, no con los míos, no con los tuyos ni con los del jodido Diablo. Que no. Mierda.

Y porque… porque… ¿porqué? ¿Ves? Me voy un momento y la que se arma. Yo no quiero esto, no lo quise. Mis ilusiones estaban ahí. Mis sueños estaban ahí. No todos por suerte, salvaremos lo que quede. Mejor nos refugiamos en un lugar seguro… ¿y para qué? Mejor ir a la tormenta. Quiero rayos, vientos y tempestades. Olas que me empujen y envites que no pueda soportar. Quiero sufrir, quiero aguantar sufriendo y decir que lo hice, que aguanté. No quiero decirtelo a tí, ni a tí. Quiero decirmelo para mí, para acordarme. Porque si no no me habrá servido de nada. Y pasada la tormenta volveré sobre mis pasos para recoger lo que quedó y remendarlo como pueda. Con costuras más fuertes, con hilos invisibles pero muy reales. Joder. Estoy ahí. ¡Estoy ahí! Que no me crees pero ahí sigo deseando que todo vaya bien… sólo que vaya bien.

Pero si no haces nada, ¿qué esperas que suceda? Nadie va a hacer las cosas por tí. Nadie va a atar los cabos por tí. Apáñatelas, aprende, sufre un poco y jódete tanto como sea necesario pero hazlo. Y sigo ahí. Sigo esperando que hagas tu parte. No se puede uno perder aunque sea un poco… Y no miro atrás ni me corregiré. No quiero borrar lo que escribo, no me da la gana.

Todo sale a borbotones. Lo estás empujando tú, ¿no lo ves? Tú o tal vez aquello que fuiste, o aquello que creía que eras, no lo sé. Pero sale a borbotones y ni lo quiero parar ni quiero nada. Bueno, sí. Quiero que leas esto. Leelo bien. Quiero que sepas que te estoy hablando aunque no te diga quien eres… ¿Sabes quién eres? ¿Te conoces? ¿Me conoces? Nunca. Nunca conocerás a ninguno de los de los dos. No puedes entrar en mi cabeza pero joder qué bien estaría poder hacerlo aunque fuese una vez, sólo por probar. Mejor no.

No sé qué quieres. Tampoco sé qué quiero yo. No todo ni del todo. Púdrete. Y yo contigo. A lo mejor así nos curamos.

29 , noviembre , 2007 at 2:33 am Deja un comentario


Tempo, comunque vadano le cose lui passa…

junio 2017
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Su publicidad aquí

quikosastienes[arroba]gmail[punto]com

Por la ventana

  • 45,446 pajarillos han pasao

¡¡FEEDS GRATIS!! (Suscripciones)

Sí, Feeds.
Suscripciones en castellano.
No son malos ni te comen.
Sirven pa enterarse de cuándo de ha escrito una entrada o un comentario nuevos.
Lógica aplastante, pero a mí nadie me lo dijo.
¡Pincha y añade un nuevo enlace innecesario en tu explorador!

¡Suscripción! ¡Comentarios!

El que avisa no es traidor

Si crees que algo está mal... Probablemente lo esté.
¡Tu Internet Explorer está mal!

¡Yo no cometo errords!
Usa Firefox
O cualquier otro...

Los tres mandamientos de Creative Commons

Reconocerás al autor.
No te lucrarás con ello.
Usarás ésta misma licencia.
Para más info:
Licencia Creative Commons